NOVEDADES

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Celebración de la inmortalidad de San Martín

Multiled rememora, el 17 de Agosto, a San Martín en el día del aniversario de su fallecimiento. La empresa con recursos de capital y humanos argentinos recuerda con una

semblanza al prócer que identifica a los argentinos, por ser nuestro libertador y el de todo el continente.

Nuestro héroe oriundo de Yapeyú siempre se mantenía erguido, con postura militar. Su marcha, grave, desnuda de todo aspecto de afectación. Su rostro interesante, muy expresivo y de color aceitunado oscuro. Su cabello era negrísimo y abundante. Sus mejillas estaban cubiertas por grandes patillas que se extendían de oreja a oreja por debajo del mentón. Su frente, prometía una inteligencia clara y despejada. Sus soberanos ojos negros como azabache eran penetrantes, rasgados y prominentes. Tenían un fuego que se hacían notables en cualquier circunstancia.Su nariz era pronunciada y aguileña. Sus labios finos, llenos siempre de enérgicas y vivas palabras. El tono de su voz era grueso y varonil, con un timbre metálico.

El carácter de San Martín era uno de aquellos que se imponen a la historia. Su acción se prolonga en el tiempo y su influencia se transmite a la posteridad como hombre de acción consecuente.  Su conversación era fina, animada e insinuante como la de un hombre de mundo y buen trato. Escuchaba atentamente y respondía con claridad y elegancia de lenguaje, mostrando abundancia de conocimientos y admirables recursos en la argumentación. Era una persona de costumbres sencillas, sin ostentación. Noble y generoso. Era sobrio, paciente, metódico, sereno, lleno de calma y ecuanimidad.  La austeridad, la nobleza de intenciones, la pureza de los principios, el desinterés, la abnegación, y otras mil cualidades completan la figura eminente de este caudillo de la revolución americana.

Héroe de los Andes, es un arquetipo de grandeza moral.  Nos dio la libertad de tres pueblos pero renunció a todo por seguir su ideal. Envolvió su espada y se retiró a la vida oscura, dejando a su gran colega de Colombia la gloria de concluir la obra que él había casi llevado hasta su fin. Por eso vivió en la inmortalidad.